Reseña: 3 Días Para Morir

3-Days-To-Kill-Poster

Por Quique Ortega

En una época donde los Thrillers de Acción son cosa del pasado, llega a las pantallas 3 Days to Kill. Basada en un guión original de Luc Besson (Taken), esta nueva película se presenta como un intento más de revivir el género tan amado en los ochentas y noventas.

Tan claro es el ejemplo anterior, que Kevin Costner (The Bodyguard), cuya carrera estaba en el infierno, regresa nuevamente como el héroe que interpretó tantas veces en el pasado. Esta vez lo vemos como un agente de la CIA forzado a retirarse por una extraña enfermedad. Como el cliché lo dicta, divorciado y odiado por su hija, Agent Renner regresa a Paris a limar asperezas con su familia y vivir tranquilo por lo que le resta de vida. Lo que ingenuamente parecería un drama convencional, se convierte en un absurdo y estúpido pero increíblemente entretenido thriller de acción cuando, Vivi Delay (Amber Heard), aparece frente a Renner ofreciéndole una extraña y jamás explicada cura para su enfermedad. A cambio? Tres días de plazo para asesinar a un gangster. Quién es? No importa, este último es desarrollado completamente para las necesidades del guión.

La bellísima Amber Heard, que parece más una vedette que un agente de la CIA, y la ya nombrada cura mágica, son ejemplos de la estupidez dentro del filme, pero curiosamente no deja de entretener. La narrativa se alenta brevemente tras los constantes saltos entre la vida del protagonista como padre y entre su vida como agente, pero sin duda las escenas donde vemos a Costner crear explosiones, madrear, disparar y torturar a sus enemigos valen totalmente el boleto.

Lamentablemente, hoy en día este género sobresale solamente dirigido por nombrados directores tal y como Chris Nolan y Steven Spielberg, que dirigieron Inception y Minority Report respectivamente, pero no logran sacar del hoyo a lo que alguna vez fue un popular género del cine. Estos pequeños intentos igual y no son grandes filmes, pero si grandes placeres culpables. Por lo menos para mi…