Reseña: Maléfica [6.9]

Maleficent Movie

Por Quique Ortega

Disney siempre ha llevado al cine grandes historias originales y este año decidieron re-imaginar una de ellas: La Bella Durmiente (1959). No ha sido una tarea fácil ya que el cuento original es considerado un clásico y quizá una de las mejores películas animadas de la historia. Como cualquier cuento de hadas, el villano siempre es necesario e importante, y Maléfica es uno de los grandes. Alguna vez presentada como la maldad personificada, ahora tiene la oportunidad de contarnos su lado de la historia, en una película visualmente espectacular pero ridícula por momentos.

El primer acto está increíble y cuenta los orígenes de la protagonista. Todo se centra en El Páramo, lugar donde habita Maléfica. El mundo creado por los efectos visuales es sorprendente a través de paisajes y criaturas mágicas. Es aquí donde conoce a Stephan, humano con el cual lleva una relación de amistad y amor pero eventualmente la traiciona (sí caray…) para convertirse en el “temible” Rey Stephan; hombre cegado y consumido por la avaricia y el poder.  Buscando su venganza, Maléfica hechiza a Aurora, la recién nacida hija del rey, condenándola a un coma eterno a partir de los 16 años y bla bla bla…ya conocen la historia.

Lamentablemente es aquí cuando la película pierde narrativa y continuidad. Se queda atascada en interminables escenas entre Maléfica y Aurora, forzando y fracasando en el intento de crear  una eventual empatía del público hacia la relación entre ambas para efectos de su desenlace. Aun así,  Angelina Jolie mantiene la película en pie como Maléfica, pero Aurora,  interpretada por Elle Fanning (We Bought a Zoo), entrega una actuación plana y superficial que nunca aporta complejidad al personaje. Y ni se diga de Sharlto Copley como el Rey, que teniendo la tarea de convertirse en el verdadero villano de la historia,  entrega una representación del personaje estúpida y sobreactuada. Lástima por este excelente actor que nos ha dado sobresalientes actuaciones como héroe y villano en District 9 y Elysium respectivamente.

Mi decepción estaba casi consumada pero comenzó el tercer acto. La película retoma el entretenimiento con una secuencia de acción bien dirigida con increíbles efectos especiales y actos heroicos por parte de Maléfica. ¿Heroicos? Sí. Por ridículo que parezca, recuerden que ésta es su versión de la historia. El clímax, que involucra a un impresionante dragón (es en serio), le da inmediatamente un tono obscuro, medieval y aterrador a la película; no apto para el público pequeño pero sí para los amantes del género. ¿Fue emocionante? Por supuesto, pero hasta ahí, ya que solamente nos topamos con la buena pero convencional conclusión. Digo, para mí,  no pudo haber otra.

Disney no ha podido igualar la calidad ni el éxito de Los Piratas del Caribe (2003) con esta nueva entrega. Tiene un buen inicio y un buen final y sin duda encontraron en Jolie una excelente actriz para el papel principal, pero ni sus cualidades logran deshacer su pésimo, aburrido y ridículo segundo acto. Casi me duermo, y cuando voy al cine, eso está cabrón.

Disney seguirá entreteniéndonos con miles de películas más, pero yo si me atrevería a pedirles quizá menos esfuerzo en lo visual y más calidad en sus guiones. Perdón Maléfica, no eres una heroína, pero sí seguirás siendo la gran villana de 1959. No te preocupes….