Reseña: Bajo la Misma Estrella

Bajo la misma estrella

Por Quique Ortega

Siempre he tenido un sentimiento especial por las películas sobre la enfermedad, la pérdida y la muerte. Me afectan y me marcan por varios días o incluso por varios años (En este caso, sólo por algunos días jaja). “Bajo la Misma Estrella” es sin duda una de ellas. No pude evitar sentir alegría, tristeza e impotencia por sus personajes durante los 126 minutos que estuve sentado junto a mi novia.

La actuación de Shailene Woodley (Los Descendientes) como Hazel Grace, una joven mujer y su constante lucha contra el cáncer, es impresionante. Cada mirada, gesto o palabra que sale de su boca hace de su papel algo completamente creíble. Hazel Grace es diagnosticada con cáncer en los pulmones desde los 13 años. Gracias a un tratamiento experimental, ha logrado sobrevivir por mucho tiempo mientras lucha contra las consecuencias físicas y morales de su enfermedad.  Eventualmente, conoce a Augustus Waters (Ansel Elgort), un joven soberbio en un principio pero con una impresionante y optimista forma de ver la vida tras perder una pierna por la misma enfermedad.

La película nos lleva a un viaje (incluso hasta Amsterdam) que gira entorno a la relación entre ambos mientras buscan la felicidad en donde hay poco lugar para ella. Escena tras escena es imposible no empatizar con ambos personajes, además de la gran química que transmiten a la pantalla. Laura Dern (Jurassic Park), como una madre en vela todas las noches, y Willem Dafoe (Spiderman), como un escritor que les brinda esperanza y algo a lo cual aferrarse a través de su obra, construyen una base sólida para la película y para el desarrollo de la misma. Quizá pudieron cortarle unos cuantos minutos al tercer acto y los chistes de humor negro de los personajes hacia ellos mismos resultan un poco forzados, pero sin duda son dos horas de muchos sentimientos encontrados que valen la pena.

Esta es una película sobre lo injusta y cruel que puede ser la vida pero también lo disfrutable que puede llegar a ser en el poco tiempo que tienes en ella.  Me cuesta trabajo ver este tipo de películas pero me gusta dejarme llevar por las emociones que provocan en mí. A final de cuentas, para mí, es lo mas importante en el cine.