Reseña: Trascender [7.9]

Transcendence-Movie-2014-transcendence-36939508-1280-720

Por Quique Ortega

Desde su colaboración con Michael Mann en Enemigos Públicos (2009), Johnny Depp ha vivido en una constante pesadilla de malos papeles. Como un gran fan de su trabajo y versatilidad en su ya vasto repertorio de películas, me causa frustración ya no poder disfrutar de sus grandes capacidades como actor dentro de buenos guiones. Ya es una necedad castrante de su parte seguir haciendo papeles de “disfraz” y ya no inclinarse por algo más serio o dramático, pero por fin decidió hacer algo más interesante con Trascender; filme de ciencia ficción de Wally Pfister en su debut como director después de años de carrera como director de fotografía del gran Christopher Nolan en películas como El Origen (2010) y la brillante trilogía de Batman.

En este nuevo e interesante proyecto, Johnny Depp interpreta a Will Caster, un científico dedicado a la investigación y desarrollo de la Inteligencia Artificial a través de computadoras capaces de pensar. Considerado un genio por muchos pero enemigo por otros, debido a la contraposición de su ideología con la esencia del ser humano, Will muere tras una larga agonía. Durante la misma, su esposa Evelyn (Rebecca Hall) y su carnal Max (Paul Bettany) suben a una computadora toda la información y memorias en su cerebro logrando mantenerlo vivo después su muerte. ¿Cómo saber si una inteligencia artificial tiene conciencia de sí misma? ¿Qué respuesta te puede dar esté consciente o no? Incontestable. La pregunta define el conflicto y pone en duda las decisiones tomadas por los personajes durante toda la película.

Will comienza a absorber toda la información existente en el mundo acrecentando su inteligencia y convirtiéndose, prácticamente, en un dios. La película divide opiniones cuando Will se convierte en un verdadero peligro a pesar de sus aparentes buenas intenciones. Su accionar en el tercer acto te puede convencer o no. Muchos dirán, “Que mamada”, pero a mí me pareció algo bastante denso e imaginativo. Me hubiera gustado que la película se desarrollara mucho más dentro de sus magníficos espacios cerrados durante el conflicto entre humanos y el “ser desconocido”. Hubiera sido algo más interesante pero lamentablemente hay demasiados personajes insignificantes que estorban y tienen poco que hacer.  La narrativa da saltos muy importantes en el tiempo pero no afectan en el desarrollo de la trama, cerrando perfectamente la historia.

La película aborda de manera interesante el eventual peligro representado por el serio potencial y rápido desarrollo de la tecnología de hoy. Es inevitable notar las claras referencias a películas históricas como Alien (1979) y 2001: Odisea del Espacio (1968). Esto es ciencia ficción con calidad y belleza visual en los momentos importantes. Bien por Johnny, esperemos sea el inicio de su segundo aire y la primera de varias películas del magnífico Wally Pfister.