Reseña: Nuestro Video Prohibido [4.5]

sex 2

Por Quique Ortega

Vaya comedia que se chutaron Cameron Diaz y Jason Segel. Siempre que veo algo tan pobre como esto me pregunto por qué. Deben de existir millones y mejores guiones en el mundo, pero por alguna razón escogen los peores. Saliendo del cine, Allan, mi compañero de blog, me lo explicó perfectamente. Si una actriz del tamaño de Cameron Díaz quiere filmar un capricho le dirán que sí sin importar el qué y el cómo. Tiene razón, la guapísima actriz – vaya que se ve bien a pesar de los años –  atrae taquilla y divierte a uno que otro indudablemente. A mí no.

Debo decir que en sí la premisa es bastante malita. Annie (Diaz) y Jay (Segel) son un matrimonio que después de varios años han perdido las ganas y el tiempo para tener sexo. Con la idea de encontrar nuevamente la pasión, deciden hacer un video donde tendrían relaciones sexuales durante tres horas. Jay se dedica a poner música en la radio (al menos eso entendí) y compra iPads periódicamente para llenarlos de música. Una vez llenos, los regala a sus amistades. Al parecer el tipo es bastante estúpido y decide no borrar el video grabado con su iPad. Uy error, éste se sincroniza con todos los demás que había regalado. Inmediatamente la pareja decide salir a recuperarlos y nos vemos obligados a sufrir por hora y media situaciones chuscas tan estúpidas y largas que hasta la persona más simple se moriría del aburrimiento. Nada más les cuento que hay una secuencia, que toma como veinte minutos, donde vemos a Jason Segel correr incansablemente en el interior de una casa mientras lo persigue un perro y Cameron Diaz inhala cocaína.

El único momento salvable de la película es la aparición de Jack Black (School of Rock) como administrador de un sitio de internet. Ese hombre te puede sacar risas incluso en un guión tan mediocre, lástima que solo fueron 5 minutos.

Por lo general Jason Segel escribe o co-escribe sus guiones y lo considero bastante competente. Disfruté su comedia Get Him to the Greek (2010) y su comedia romántica The Five-Year Engagement (2012); me parecieron bastante agradables pero ahora sí se la bañó. Esperemos quede en un error. Y bueno, qué decir de Cameron Diaz. Insiste en hacer comedias y nada más no la arma. Sí tiene capacidad para papeles dramáticos – como en el reciente y maravilloso thriller de Ridley Scott The Counselor (2013) – pero lamentablemente la comedia no le sale, por más que lo intente.

Pero bueno, como les dije, Cameron Diaz vende y por algo la fui a ver jaja. Igual y le escribo una carta reclamándole la hora y media de vida que perdí ahí sentado en Cinépolis Patio Universidad con un smoothie de guanábana que sabía muy mal.