Reseña: “Boda Sangrienta”

Por Quique Ortega

Grace (Samara Weaving) es una jovencilla a minutos de casarse con Alex Le Domas (Mark O´Brien), el hijo pródigo de la multimillonaria y excéntrica familia que ha hecho su fortuna de desarrollar juegos de mesa. Una vez casados, Grace y Alex están por consumar su matrimonio y chin…, resulta que antes que nada, hay que jugar un juego a la media noche. El juego es al azar y la novia, que hace los honores, escoge echarse unas escondidillas con su nueva familia política. Lo que Grace no sabe, es que la familia se armará hasta los dientes para no solo encontrarla, sino matarla.

La premisa es excelente y de ahí empieza la carnicería, misma que vamos midiendo conforme el vestido de novia de Grace se va destruyendo y ensuciando de mugre y sangre de todas partes. La prueba de supervivencia de la protagonista no para, y conforme avanzan los minutos, la jovencilla de la que les hablaba, se convierte en la heroína pero sin perder cierta vulnerabilidad. Eso me gustó, ya que a veces se transforman en la Mujer Maravilla y se pierde el nerviosismo por una eventual muerte de la misma. Recuerden que hoy en día, las películas de terror no siempre tienen final feliz.

La película es una comedia de terror, y esta recae mayormente en la familia Le Domas, plagada de gente con personalidades extrañas y particulares bien definidas. La realidad es que algunos no son asesinos profesionales sino gente bastante estúpida, lo cuál genera varias escenas graciosas donde ellos mismos no saben ni que diablos hacer. Aún así, son unos malditos psicóticos, por lo que son, al mismo tiempo, tenebrosos y peligrosos. El peso entre los familiares dentro de la trama es un tanto disparejo, de haber sido mejor, creo que la comedia hubiera sido excelente, no solo buena. Lástima. Finalmente quiero destacar al personaje que hace Adam Brody (the OC), un actor bastante desperdiciado en el medio.

El tema que intenta tocar la película por abajito del agua es lo pinches locos que pueden llegar a ser los ricachones, pero no termina por desarrollarlo bien. El diálogo se limita solamente a la exposición y a la buena comedia, y el ritmo es tan rápido que no hay espacio para más. Por otro lado, la película es muy cómica, por lo que la violencia no se les será demasiado impactante, al contrario, está ahí para hacerlos reír. Si de plano no les late la violencia o el “gore”, no les va a gustar.

El final me gustó y en general la película también. Es una comedia de terror bastante sólida y bien hechecita. No da miedo por si se lo están preguntando, pero si te mete uno que otro sustillo por ahí (y más cuando se trata de jugar a las escondidillas). Váyanla a ver, está divertida.

Aguas si se casan con algún ricachón/ricachona.

CALIFICACIÓN [8.0]