10 muertes ultra sorpresivas e impactantes del cine

Por Quique Ortega

La muerte de un personaje protagónico en cualquier película siempre es todo un evento. A veces nos da gusto, pero la mayor parte de las veces nos deja traumados o preguntándonos en qué diablos estaba pensando el director. Me di a la tarea de recopilar 10 bastante buenas. A ver que les parecen.

Billy Costigan (Leonardo DiCaprio) en “Los Infiltrados” (The Departed).

Después de sufrir miedo y paranoia con él durante toda la película por los horrores de su misión como policía encubierto, Billy por fin descubre y atrapa al tan buscado infiltrado de la mafia en la policía: Colin Sullivan (Matt Damon). Mientras lo escolta a la salida y nosotros suspiramos de júbilo, las puertas del elevador se abren y chin…le dan un impresionante balazo en la cabeza. El acto en sí es muy perturbante y, Billy, siendo un personaje tan noble y heroico, se queda al borde de la victoria propinándonos un golpe al estómago que nos hundió el corazón poco a poco. Yo, no lo he superado.

Russell Franklin (Samuel L. Jackson) en “Alerta en lo profundo” (Deep Blue Sea).

En los 90tas, Jackson era uno de los actores más cotizados en Hollywood y, en esta película de tiburones hambrientos e inteligentes, su personaje pintaba para ser líder y héroe. Mientras da un super discurso motivacional y de valentía a los demás personajes en la primera parte de la película, un tiburón gigante le sale por detrás y se lo mastica en un segundo, dejando a la audiencia estupefacta y riendo por el shock del momento. Para el recuerdo.

Marion Crane (Janet Leigh) en “Psicosis” (Psycho).

Esta obra maestra de Hitchcock trata sobre una mujer escapando de la ley despúes de robarse una lana. ¿O no? A la media hora de película, es asesinada brutalmente por el demente y verdadero protagonista Norman Bates (Anthony Perkins), en una de las escenas más icónicas en la historia del cine. Vaya manera de jugar con las espectativas del público, convirtiendo, al mismo tiempo, una película que parecía de drama y suspenso en una de terror del bueno.

Chad Feldheimer (Brad Pitt) en “Quémese después de leerse” (Burn After Reading).

En esta gran comedia de los hermanos Cohen donde impera la gente inepta, Brad Pitt interpreta a un instructor de gimnasio que termina, por las razones más estúpidas, escondido en el closet de uno de los personajes más paranoicos creados para el cine (interpretado magistralmente por George Clooney). A la mitad de la película, después de una escena larga y tensa, Clooney finalmente abre el closet y le dispara en la cabeza embarrando la pared con litros de sangre en una toma que solo encuadra la cabeza de Pitt. Sin duda es una escena impactante, chistosa y totalmente fuera de contexto para una comedia de los hermanos Cohen, además, ver morir a Brad Pitt a la mitad de una película no es algo común. De hecho, dicen que al actor le molestó tan rápido y sangriento final.

Lt. Col. Austin Travis (Steven Seagal) en “Momento Crítico” (Executive Decision)

No se si recuerden, pero la publicidad para este blockbuster se centraba en la chingonería de tener como protagonistas a dos de los actores más famosos de aquel entonces: Kurt Russell y Steven Seagal. Y así fue…pero solo al principio. Cuando las cosas empezaban a ponerse buenas y los héroes se trepan a un avión secuestrado con un arma biológica abordo, algo falla y Steven Seagal se sacrifica por el equipo, saliendo volando por los aires cual actor de reparto. Sin duda uno de los momentos más decepcionantes para el espectador gustoso de las películas de suspenso y acción. Afortunadamente, la película es bastante buena.

Julian (Julianne Moore) en “Los Niños del Hombre” (Children of Men)

La muerte de una actriz famosa en una película siempre es impactante, pero la muerte de Julianne Moore en esta obra maestra de Alfonso Cuarón va más allá. Dentro del mundo caótico y lleno de maldad representado en esta película, el personaje de Julian es noble y bondadoso, por lo cual el espectador empatiza inmediatamente con el. Lamentablemente, Cuarón quiso recordarnos que esas cualidades no sirven en ese mundo y, en la famosa persecución de coches, Julian es asesinada de manera terrible cuando una bala la alcanza (no se en donde pero se ve horrible). Lo peor es que todo sucede en una sola toma y vemos, al mismo tiempo, la reacción de terror e impacto de los demás personajes (y no se diga de la nuestra).

Charlie (Milly Shapiro) en “El Legado del Diablo” (Hereditary)

Ésta es para la historia. La famosa “niña” de esta película de rituales demónicos, tenía cara tenebrosa y hacía ruidos con la boca. En un principio daba miedo, pero conforme pasaban los minutos me di cuenta que era una pobre niña que simplemente sufría por los males que la aquejaban. Sentía feo por ella. Casi a la mitad de la película, su hermano la lleva rápidamente al hospital por un ataque alérgico que le cerraba la garganta. En el camino, Charlie (la niña) decide sacar la cabeza por la ventana para respirar y fum….un poste le arranca la cabeza. La supuesta protagonista y el supuesto objeto del terror de la película queda decapitada en una de las escenas más gráficas y traumatizantes de los últimos tiempos. Le sigue la reclusión de su familia ante el duelo de su muerte, algo todavía más perturbador de la película. Me dejó marcado.

Llewelyn Moss (Josh Brolin) en “Sin lugar para los débiles” (No Country For Old Men).

Josh Brolin interpreta al héroe de ésta gran historia. Un héroe que comete un error al principio y por el mismo tiene que huir casi toda la película de los cárteles de droga y del famoso asesino interpretado por Javier Bardem. Digo casi porque, de repente, regresamos a su historia para solamente verlo muerto ahí en el piso de un motel. No lo mató nadie de relevancia en la película ni en la trama, simplemente lo asesina un Juan Pérez fuera de cámara. ¿Broma de los hermanos Cohen? No creo. Simplemente querían mostrar que cualquiera puede ser un cuerpo o un muerto más en un mundo tan desalmado como el de “Sin lugar para los débiles”.

Tracy Mills (Gwyneth Paltrow) en “Seven”

Los detectives Mills (Brad Pitt) y Somerset (Morgan Freeman) deciden jugar el último juego del asesino John Doe (Kevin Spacey) dentro de una situación que, al parecer, no tenía margen de error para que este último se saliera con la suya. A la hora de la verdad, una caja llega a la mitad del desierto para solamente revelar que, dentro de la misma, se encuentra la cabeza de la esposa de Mills. Al mantener la identidad del asesino en secreto durante toda la película, el director jamás te da la oportunidad de relacionarlo con la vida del personaje interpretado por Brad Pitt, que se define en gran parte por la relación con su esposa. Por supuesto, Mills llena de balas a John Doe en una escena satisfactoria pero dolorosa a la vez.

Varios personajes en “La Niebla” (The Mist)

Uno de los finales más impactantes y desgarradores en la historia del cine se da en “La Niebla” del 2007. Es más, me cuesta trabajo creer que el estudio diera luz verde para concluir esta gran película de terror así. En medio de la niebla (con millones de monstruos deambulando en ella), dentro de un coche y en una situación sin escapatoria; el protagonista David Drayton (Thomas Jane) decide asesinar a los sobrevivientes restantes, que incluyen a su hijo pequeño, con las balas que le quedan para evitarles una muerte espantosa. Sin bala para él, decide bajar del coche para ver solamente la niebla dispersarse y a los militares que estaban a punto de llegar a rescatarlos. La película termina con un grito de dolor por parte del protagonista. Trauma total.