Una mala, una buena, una incómoda y una terrorífica escena de sexo en el cine

Por Quique Ortega

En la historia del cine el sexo siempre ha sido parte importante al momento de desarrollar o profundizar las relaciones entre dos personajes que se quieren, se desean o, inclusive, ninguna de las dos. Son momentos climáticos dentro de cualquier película pero no siempre son románticas. A veces también son incómodas, chistosas y, de plano, a veces muy falsas o de terror. Ahí les va una chafa, una buena, una incómoda y una terrorífica.

La mala: Sylvester Stallone y Sharon Stone en “El Especialista”

En este thriller erótico noventero, el buen Sly Stallone y Sharon Stone se echan un “round” eventualmente. El acto es mega risible dejando en evidencia la nula química entre ambos actores, pero no solo eso, todo se ve super torpe y forzado. De repente, deciden mudar su acto de fingida pasión a una regadera gigante donde lo la cámara decide encuadrar solamente y por demasiado tiempo el trasero y la espalda gigante y musculosa de Sylvester Stallone. Por ahí dicen que Sharon Stone tuvo que emborracharse para filmar la escena.

La buena: Naomi Watts y Laura Harring en “Mulholland Drive”

Este debe de ser uno de los besos lésbicos más recordados del cine. No solo está muy bien simulado por ambas actrices, sino que arroja sensualidad por todas partes dentro de un contexto de extremo misterio debido a que todo se da, en teoría, dentro de un loco y bizarro sueño. En ese momento, no sabemos si lo que le seguirá será un final feliz o una terrible pesadilla, lo cual intensifica la escena de manera impresionante. Una de las tantas escenas que han vuelto a esta gran película de David Lynch en un clásico de culto.

La incomoda: Gael García, Diego Luna y Maribel Verdú en “Y tu mamá también”

Esta película sobre dos jovenazos precoces descubriendo su sexualidad con ayuda de una mujer hecha y derecha, tiene una de las escenas más memorables de los últimos tiempos. Después de un baile sensual que también seduce al espectador, los personajes se avientan un trío que termina con un besuco sorpresivo entre Gael García y Diego Luna. El momento no solo resultó incomodo para el espectador sino también para nuestros queridos Charolastras. Narrativamente, es el punto de inflexión que los separa para luego reencontrarse y hacer de la revelación final algo devastador.

La terrorífica: Jack Reynor y unos locos en “Midsommar”

En esta película de terror del 2019, un grupo de amigos se van a pasar unos buenos días a un festival organizado por una comunidad rural que en el fondo esconde un terrorífico culto. El galán de la protagonista es eventualmente elegido, drogado y obligado a embarazar a una habitante del lugar (pobre cuate) como parte de un enfermo ritual. El acto es terrorífico mientras otras personas lo ven desnudas y recitando tenebrosos cánticos demónicos. Para acabarla, vemos al mismo tiempo a su novia convertirse felizmente en parte de dicha sociedad que también practica el suicidio voluntario como parte de su psicótica ideología. Válgame Dios.